EL MOVIMIENTO BRETON

Como en todo ser vivo las angulaciones, longitudes y proporciones de extremidades, tronco cuello y cabeza son las que van a definir la biomecánica del movimiento de este. En el standard del Epagneul Bretón nos encontramos con características estructurales que van a tener una relación directa con el movimiento del bretón según los parámetros indicados para esta raza.

?Cuál es el movimiento bretón que debemos buscar? Pues bien, a grandes rasgos y según nuestro standard de la raza este ha de ser: "alegre, vivo, espumoso, con un galope enérgico y continuo y con una rápida sucesión de movimientos recogidos, poderosos, uniformes y ágiles. Los miembros se desplazan en línea recta, sin oscilaciones verticales exageradas del cuerpo y sin balanceo. La línea de la espalda se mantiene firme. El galope es el movimiento principal sobre el terreno; las zancadas son rápidas y de amplitud mediana".

Profundizando un poco más diríamos que en la posición agrupada el bretón debe mantener la línea del dorso recta y paralela al suelo. El porte de cabeza debe ser alto, sobre la línea dorsal y la línea cráneo - chaflán ligeramente inclinada. En la fase agrupada las extremidades traseras no se deben flexionar al completo y en la fase de extensión esta no debe llegar a la horizontal,  por lo que la zancada debe ser mediana



Secuencia de imágenes del movimiento bretón - Das de Fuenmayor

Tendencias

Hay ciertas tendencias que se salen del propio standard de la raza en las que el porte de cabeza es excesivamente elevado, en ocasiones alcanzando la nariz la parte más elevada del cuerpo, con un arqueo de la línea dorsal que conlleva una flexión máxima de las extremidades en la fase agrupada lo que provoca una zancada más amplia y con ello un movimiento más rápido. Esto provoca una gran controversia, puesto que se buscan bretones rápidos, pero desde el punto de vista estructural estos no siempre se adecuan al standard de la raza morfológica y biomecánicamente hablando. No obstante son perros igualmente válidos para la caza y la competición aunque debemos tender más hacia el movimiento del standard del bretón propiamente dicho.

La Fisiología del Ejercicio del Bretón

Por otro lado podríamos hablar desde el punto de vista muscular, de la conformación de fibras, para hacer un inciso sobre lo importante que es la Fisiología Muscular del Epagneul Bretón.

Todos habremos experimentado alguna vez grandes diferencias en la resistencia de un bretón con respecto a otro. ?Porqué uno aguanta toda la jornada a un mismo ritmo, en ocasiones un ritmo alto y otro se fatiga mucho antes? Todo esto teniendo en cuenta que este caso se diera entre dos perros de la misma raza, con la  misma preparación física y alimentación, morfologías casi idénticas y mentalidades similares. Pues bien, aunque normalmente puede suceder que esto último, que se deba a la mayor entrega o pasión de uno de los ejemplares con respecto al otro, existen factores fisiológicos que influyen en estas capacidades. Nos referimos a la proporción del tipo de fibras musculares, al porcentaje de uno u otro tipo de fibras que van a procurar al perro una mayor resistencia y/o velocidad de desplazamiento. Aquí nos encontramos con dos tipo de fibras musculares, las fibras rápidas y lentas. Al igual que en las personas en el resto de animales, quizás pueda suceder en una menor proporción dentro de la misma especie, existen individuos con mayor capacidad aeróbica y otros con una mayor capacidad anaeróbica, dicho de otro modo, hay ejemplares o especies en las que sus fibras están más preparadas para soportar un trabajo prolongado de resistencia o uno corto de velocidad. Y esto sucede en ocasiones en las diferentes líneas de Epagneul Bretón, unas tienen mayor proporción de fibras blancas, o "lentas" que soportan mejor un trabajo de resistencia (podríamos hacer el símil con un maratoniano)  y otros tienen mayor proporción en sus músculos de fibras rojas o "rápidas" por lo que son perros más explosivos (similar a un corredor de velocidad o a un sprinter). ?Cual es el ideal? Depende de lo que se pretenda conseguir de él. Si lo queremos para soportar largas jornadas de caza nos interesaría ejemplares más resistentes, o sea con mayor proporción de fibras blancas. Si lo que pretendemos es un ejemplar más explosivo, que sea capaz de soportar un recorrido de 20-30  minutos a la máxima velocidad, atenderemos a aquellos ejemplares con predominio de fibras rojas (rápidas). No obstante puede optarse por un individuo que albergue estas dos capacidades, pues es lo normal, que sea más o menos resistente y proporcionalmente más o menos rápido.

Por otro lado la preparación física a la que se le someta a un ejemplar será la que marcará el ritmo de trabajo, si las sesiones  de trabajo son muy cortas, obtendremos un bretón que sale a buscar a un ritmo fuerte. Y si por el contrario estas sesiones son largas, el perro saldrá al campo con un ritmo más dosificado para soportar el trabajo prolongado.

Por tanto tenemos que tener en cuenta que la velocidad de un bretón atiende tanto a parámetros Morfológicos, Fisiológicos (de conformidad de las fibras musculares) y de Sistemas de Entrenamiento.